Chucrut: Fácil, Barato, Sencillo y Sano

Chucrut: Fácil, Barato, Sencillo y Sano

Como entrada, como guarnición, como snack o para comerlo directo del frasco, nómbralo tú. El chucrut no pasará desapercibido cuando esté presente en la mesa. Con pocos ingredientes y utensilios podrás fabricar tu propio chucrut, Lo único que necesitas aparte de lo mencionado es un lugar oscuro y un poco de paciencia.

Un poco de historia

Se sabe que las primeras fermentaciones lácticas a base de comprimir la “col blanca” tiene su historia desde las épocas de las antiguas sociedades orientales, el caso más presente de esto es el “kimchi” de origen coreano. Este se fabricaba en vasijas de barro.

El tiempo pasó y la llegada del imperio romano a la lejana Asia adopta este alimento fermentado para darle de comer a sus tropas, ya que este no requería de una cocción, y mucho menos un sofisticado método de conservación.

Adelantándonos en el tiempo, James Cook emplea este fermento para alimentar a sus marineros, siguiendo no solamente la línea de un alimento que no necesitaba cocinarse ni conservarse (tal como lo empleaba el ejercito del imperio romano), sino que ayudó a combatir al “Escorbuto”. Una enfermedad que causaba muertes a bordo. Los probióticos que contenía el fermento ayudaban a combatirlo.

Manos a la obra

Como se prepara el chucrut? Primero repasemos que ingredientes y utensilios necesitamos para hacerlo de manera tradicional.

Ingredientes:

  • 1/2 Col blanca de tamaño mediano
  • Kümmel: 3g
  • Granos de Pimienta Negra: 5g
  • Sal: 7g

Utensilios:

  • Frasco de vidrio tamaño mediano con tapa
  • Rallador
  • Una alacena o lugar oscuro donde poder almacenarlo

Paso a Paso

Pasamos la col por el rallador en su graduación mas grande y procedemos a rallarla por completa.

Disponemos la col ya rallada en una placa donde vamos a espolvorearle la sal, una vez salada , procederemos a estrujar con ambas manos la col en partes y de esta caerá un extracto el cual desecharemos.

Una vez estrujada la col, quitando el excedente de liquido, incorporaremos tanto el kümmel como los granos de pimienta y mezclaremos hasta que todos los ingredientes estén completamente esparcidos.

Tomamos el frasco (sin olvidarnos que este debe estar totalmente limpio y libre de impurezas por dentro) y comenzamos a llenarlo con la mezcla que luego se convertirá en nuestro chucrut, a cada cucharada de mezcla que colocaremos tendremos que aplicarle presión para comprimirla, (es importante evitar que queden espacios de aire dentro del frasco). Debemos llenar el frasco hasta el ras del mismo y luego taparlo herméticamente.

Ya con nuestro frasco lleno de mezcla de chucrut, tendremos que almacenarlo en algún lugar donde no de el sol directo, ni muy caliente, ni muy frió tampoco (entre 18° a 25°).
Y luego? Y luego todo es cuestión de paciencia. En las condiciones adecuadas nuestro chucrut estará listo para comer en 3 a 4 semanas.

A comer!

El chucrut es bien conocido por ser el clásico acompañamiento de las salchichas alemanas estilo Viena. Es un platillo clásico, su popularidad nace a raíz de la fiesta “Oktoberfest”. El chucrut es gran “caballito de batalla” cuando nos referimos a “snacks” para acompañar una pinta de cerveza (Varietal Porter, recomendación del editor).

Existen otras maneras de hacer chucrut?

Si, las hay, muchos restaurantes no poseen la infraestructura para producir chucrut de manera tradicional y poder cubrir la demanda que tienen en cuanto a sus ventas. Por eso optan por hacer un “falso chucrut”. Este consiste en disponer la col y el resto de los ingredientes antes mencionados, en una sartén a fuego medio, agregándole vinagre gradualmente y cocinarlo hasta que la col esté blanda. Y listo, tenemos un “falso chucrut” listo en 20 minutos aproximadamente.

Tan Sano como Sabroso

Como bien se mencionó anteriormente, el chucrut era famoso por combatir el escorbuto siglos atrás, hoy es bien sabido de sus propiedades que favorecen a tu flora intestinal.
Aparte de contener Vitamina C, contiene probioticos generados gracias a su fermentación natural. No solamente ayudando en todo el proceso digestivo de tu cuerpo, sino también a prevenir enfermedades intestinales.

No hay excusas!

Que estas esperando? El chucrut no solamente es sabroso, y sano, sino que es una receta fácil para cocineros poco experimentados, aparte.
¿Qué mejor para tu cuerpo y tu ego que comer algo que has hecho tu mismo?

2 thoughts on “Chucrut: Fácil, Barato, Sencillo y Sano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)