El extraordinario viaje del conocimiento a través del mundo y el tiempo

El extraordinario viaje del conocimiento a través del mundo y el tiempo

“Que increíble toda la distancia y épocas que recorrió el conocimiento sobre como hacer fideos” es una reflexión que siempre me invade cuando estoy en el taller de producción de mi negocio donde fabrico pastas, y me pasa con bastante frecuencia.

Supongamos, aunque sea solo por un momento, que el conocimiento es un objeto tangible, algo que tenemos presente y que podemos sostener con nuestras manos.
Supongamos que este conocimiento tiene la forma de un objeto de la época en la cual fue concebido.
En este caso voy a hablar puntualmente de la técnica de hacer fideos.

Origenes de la técnica

Cómo es de público conocimiento, los fideos fueron traídos desde la lejana Asia a Macedonia (que posteriormente sería Roma). Por Alejandro Magno en el Siglo II. No sin antes mencionar, que el fideo existía en Asia hace mas de 4000 años.

Ese conocimiento de hacer los fideos fue viajando, no solamente a través de grandes distancias, hasta un lugar totalmente alejado de Asia como lo es América del Sur, sino también, lo ha hecho a través del tiempo.
No solamente que este “objeto” fue trasladándose, sino también, el mismo fue adaptándose a distintas culturas, y según la época también.
En Italia se le incorporó el huevo como parte fundamental de los ingredientes. Esto sucedió tanto por sus propiedades coagulantes, sino también por el papel fundamental que juega a la hora de definir la textura de la pasta.

Esta reflexión se puede hacer no solamente con la receta de los fideos, sino con todas las recetas que hay alrededor del mundo. Algunas recetas son antiguas como la mismísima humanidad (ni hablar de conocimientos que no están ligados a la gastronomía).
Afortunadamente ya no dependemos de una campaña de conquista continental para que estos conocimientos lleguen a esta parte del globo terráqueo.

La globalización del conocimiento gastronómico


Con la llegada del Internet y en conjunto a la globalización, podemos hoy por hoy aprender recetas que eran totalmente desconocidas para nosotros los latinoamericanos.

Incluso hasta hace 30 años atrás, donde solamente dependíamos de recetas impresas en papel y de una mezcla entre casualidad y curiosidad, para darnos con recetas “exóticas” como se denominaban antes.
30 años atrás en Córdoba, Argentina, tan siquiera un grupo de selectos cocineros e inmigrantes japoneses conocían la manera de preparar Yakisoba. Hoy por hoy, gracias a esta globalización del conocimiento, es uno de esos platillos que disfruto al menos, una vez al mes.

Qué asombroso y deslumbrante pensar en todo el tiempo que pasó y cómo los conocimientos perduran y se han trasladado por el mundo y más importante aun, entre las personas.

Llamado a la acción

Y vos, ¿Qué clase de objeto imaginaste en el ejercicio de la tangibilidad del conocimiento?
Te imaginas tener un estante donde tengamos que colocar todos los objetos que representan los distintos conocimientos que adquirimos a través de la vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)